Ahora sí Gavilán – Pascua

De nuevo en el resguardo volví a conectarme con esa realidad que a los ojos de muchos colombianos no es visible o si lo es no es tan importante como para dedicar esfuerzos o un poco de su energía a ayudar a atender estas problemáticas. Esta vez en compañía de excelentes personas y profesionales me permití darle una pausa a mi vida que ya en Bogotá es imposible y de esta forma, realizar las acciones para las cuales me formé y siento que son las correctas para la atención de una comunidad que se ha movilizado frente a los procesos que ocurren en su territorio de una manera ágil y eficaz.

Sentimientos de agradecimiento por los paisajes, los aprendizajes personales y profesionales, las retroalimentaciones nocturnas que al estilo particular de PA ha caracterizado cada visita a campo, los paisajes inexpresables que muchos de mis colegas desearían vivir y sobre todo por la responsabilidad ya puesta en el acompañamiento a la ejecución y cumplimiento de proyectos ambientales y sanitarios que el respectivo comité y comunidad general ha depositado.

Situación que se repite cuando llegamos al casco urbano del municipio de la Primavera, donde de viva voz líderes de allí nos explican las dinámicas sociales y económicas con las que se debe jugar, en donde el papel de las empresas privadas es importante a la hora de dinamizar las finanzas de cada familia que habita el municipio, donde es notable el nivel de intervención del estado, ya que por medio de sus acciones tan limitadas se ha quedado corto frente a la atención de las necesidades básicas insatisfechas de la población.

Como persona me di cuenta de la gran calurosidad y amabilidad que caracteriza a los habitantes de la región, como profesional pude confirmar el papel que tenemos aquellas personas que se han formado durante tanto tiempo en el campo académico para actuar frente a estas realidades, de las oportunidades que se tienen para mejorar los entornos y la calidad de vida de los habitantes de esta región, del compromiso que las instituciones deben generar frente a las organizaciones de la sociedad civil, no con el fin de generar un lucro sino de dar un impacto social positivo.

Esperar{e pacientemente la próxima vez para volver allí e impactar las realidades de este municipio que son muy extensas, como el llano.