«CUANDO ESTEMOS LISTOS, ESTARÁN LISTOS»

¡Por fin hemos llegado a La Primavera! El corazón se llena de gozo, al ver tras las ventanas del carro ese lugar que tanta alegría, experiencia y compromiso me hizo sentir hace 6 (seis) meses. Mientras el carro anda, recuerdo el lugar donde desayunaba en las mañanas; la tienda de la hermana de Beatriz; veo la EPS del pueblo donde tuve que ir en repetidas ocasiones. Al acercarnos a la casa de Beatriz, el corazón se acelera un poco más, recordando una linda amistad que se ha forjado tras un deseo compartido por trabajar en beneficio de este hermoso municipio, de esta encantadora región, de esta gente maravillosa.

Nos quedamos contemplando el CEIP con Daniel, cuando vemos a Álvaro quien viajaría con nosotros al Resguardo, Beatriz nos recibe con un fuerte y fraterno abrazo, pero lo que más me sorprende es ver a Ikuli sentado en la sala de Beatriz, esperando por nosotros, después de saludarnos fraternamente, Ikuli expresa su deseo por ir al Resguardo, él ya se siente un Profesional Amigo y quiere viajar, quiere empezar a trabajar. Unos minutos después, conocemos a doña Ethelbina, quien nos sorprende por el conocimiento que demuestra al hablar con fluidez y pasión de su arte, ella es la modista que dictará la capacitación en corte y confección. No preguntamos mucho, pues Beatriz nos la ha recomendado y eso nos brinda seguridad.

Viajando al Resguardo en el carro de Armando, conocemos un poco más a doña Ethelbina, quien nos sorprende al cumplir los requisitos que todo Profesional Amigo debe tener: experticia en su profesión, ideas innovadoras, el deseo de servir y un gran corazón. Nuevamente, mi corazón se agita cuando nos acercamos al Resguardo. Llegamos a Bello Horizonte, el nombre de esta comunidad es como una metáfora, sus habitantes son: dos ancianos sabios, el grandioso don Eladio y la maravillosa doña Rosa, sus hijos, dos líderes: Pablo y Luz, su yerno, nuera y nietos. Estas personas luchan por conservar su cultura, se preocupan por la educación, la unión y organización de su pueblo, ellos siempre están buscando el Horizonte, y este es Bello pues cada acción, cada pensamiento, está encaminado al crecimiento de sus hermanos indígenas. Doña Rosa y don Eladio, quienes están con sus nietas, nos reciben de una forma tal…que todo el arduo trabajo realizado unos meses atrás en Bogotá, para estar hoy en el Resguardo se ve recompensado. Debemos llegar al Progreso que es la comunidad donde nos quedaremos, así que nos despedimos y continuamos la travesía.

Pasamos por Agua Linda, y recordamos los miles de proyectos que queremos hacer con esta comunidad; pasamos por La Hermosa y sonrío al recordar que hay se encuentra Emilia, presidenta de la Asamblea de Mujeres y Merardo quienes contribuyen al proceso de organización del Resguardo. Llegamos al Progreso y siento un poco de ansiedad por ver a Mario, pues no pudimos despedirnos después de todas las desventuras que tuvo que pasar en la fría ciudad de cemento (Bogotá). El corazón vuelve a sonreír con su fraterno saludo, verlo en esta actitud tranquila, me aquieta, aquí Mario puede ser quien es, se siente seguro y tranquilo al lado de sus hijos a quienes mira con amor. Saludamos a Oswaldo y Nicole esto y nos llena de alegría pues como equipo soñamos algún día estar en el Vichada juntos. Elvira, se acerca sonriente y me sorprendo cuando oigo que la llaman capitana y se lo dicen en repetidas ocasiones, no tenía idea de esto y me lleno de felicidad al saberlo, son muchos los avances que han tenido las mujeres como organización, la conformación de la asamblea, una mujer capitana, y esto me hace sentir mucha felicidad pues sé que este es el comienzo de una nueva historia para el Resguardo.

La Jornada en general fue cadenciosa, cada nuevo viaje, nos demuestra y enseña que esta expresión que tanto utilizan en el Resguardo de forma jocosa “cuando estamos listos, estamos listos”, en realidad se convierte en “cuando estemos listos, estarán listos”. Kasuna se ve diferente en esta ocasión, luce contento, tranquilo, seguro de la sabiduría que le ha dado ser miembro de la primera comunidad que llegó al Resguardo “San Rafael”, tiene puesta una camisa nueva, tiene un sombrero volteado muy lindo, Florinda llega muy arreglada a la reunión, la comunidad en general nos da la mejor atención y condiciones para que se desarrolle la jornada, cada día están un poco más unidos, nosotros, los Profesionales Amigos cada día estamos un poco más preparados. Hemos dado juntos otro paso para alcanzar el horizonte, esa meta soñada, ese momento en que no seamos necesarios, donde nuestra presencia sea más una visita, que un apoyo, donde el Resguardo Gavilán Pascua sea justo un modelo de sociedad, para el país entero.